Una industria milenaria con la última tecnología

Elaboramos y envasamos nuestro propio Virgen Extra con un riguroso grado de autoexigencia y calidad.  Estos mismos criterios los aplicamos a los clientes y productores externos, con especial atención en la personalización de lotes y controles rigurosos de trazabilidad.

Nuestro proceso

Recogida

El cuidado de la fase de recogida es vital para que la aceituna llegue en óptimo estado a nuestra almazara. Nuestra oliva proviene de una agricultura totalmente ecológica, de olivos a los cuales no se les vierte ningún tipo de abono o plaguicida químico de síntesis.

Recepción

Transportamos el fruto con el máximo cuidado para que llegue en perfecto estado el mismo día de recolección, ya que la rapidez es fundamental en la calidad del producto final. En la almazara ya puede ser dividido según su variedad. Aquí se realiza una primera selección de las mejores aceitunas con las que elaboraremos nuestro Virgen Extra.

Limpiado

Comienza entonces la fase en que las olivas se liberan de hojas y ramas a través del insuflado de aire forzado. Tras esto, si el maestro de la almazara lo considera oportuno, pasan a someterse a un ligero lavado antes del pesado.

Pesado

Una vez limpio, el fruto del olivo es pesado tomando como referencia la cantidad de kilos de aceituna que han sido recepcionados en la almazara. Se toman muestras para los análisis pertinentes y se dispone entonces su transporte hacia las tolvas de almacenamiento.

Extracción

Consiste en la molturación, batida y centrifugado. Primero la aceituna se tritura para facilitar la salida del aceite que contiene. En la batida, las gotas de aceite se van aglutinando para formar una masa oleosa más grande, y en el centrifugado el aceite se separa de la pulpa y el agua de vegetación, retirando sólidos finos considerados impurezas.

Decantación Natural

En la decantación natural el aceite queda en reposo durante el tiempo necesario para adquirir la temperatura ambiente que conseguirá que se depositen las micropartículas en suspensión restantes tras la centrifugación, y se desprenderá de la humedad residual.

Filtrado

El aceite integral se hace pasar por placas de pasta de celulosa con diatomeas, que retienen las micropartículas y la humedad que pudiera quedar. El resultado es un aceite translúcido en el que se pueden detectar con claridad los intensos aromas de cada una de nuestras variedades, alargando su vida y aportándole estabilidad.

Bodega

La conservación en condiciones óptimas es fundamental. Nuestra bodega reúne todos los requisitos para mantener este preciado producto: temperatura idónea, aislamiento, poca luminosidad, depósitos cerrados junto con tuberías y griferías de acero inoxidable.

Envasadora

El envasado del aceite es la fase final del proceso antes de su consumo. Nuestros envases contienen toda la información acerca de la materia prima con que se ha elaborado cada lote y su proceso de elaboración. Este procedimiento garantiza la trazabilidad de nuestro producto para la identificación exacta de su procedencia.

Etiquetado

Cumplimos estrictamente las normas del Consejo Oleícola Internacional en nuestro etiquetado. En él podrás encontrar información muy útil sobre el origen, variedad, tabla nutricional y consejos de conservación de nuestro aceite, así como sellos de calidad y certificaciones.

El futuro es nuestro presente

Protoreactor

Este equipo patentado mezcla el efecto positivo del intercambiador de calor con la presión sobre la masa durante su paso. Esto favorece, entre otros procesos, un batido altamente más eficiente, reduciendo los tiempos de 1,5 horas a 10 minutos. Es totalmente hermético y mantiene en todo momento el control de la temperatura, con lo que se consigue menor oxidación por contacto con el aire. Mejora la calidad organoléptica conservando más aroma y más sabor, y convierte el aceite final en más saludable al conservar más poli fenoles.