La empresa es una de las 18 finalistas del Premio Mario Solinas a la Calidad del Consejo Oleícola Internacional 2011.

El próximo 17 de junio la empresa recibirá el diploma que acredita a su aceite como finalista del Premio a la Calidad del Consejo Oleícola Internacional Mario Solinas 2011 en la categoría ‘maduro’. La edición de este año ha contado con 97 participantes, 42 de España, 39 de Portugal, nueve de Grecia, tres de Turquía, y uno de Francia, Israel, Italia y Marruecos.

“Es el primer certamen en el que participamos y estamos muy satisfechos con el resultado”, cuenta la gerente de la firma, Mariola Hidalgo. Su padre fundó la empresa en el año 1999. Su “pasión” por el campo le llevó a comprar la finca ‘Cortijo del Aguador’. “Le sorprendió por el paraje especial en el que se encuentra”, cuenta Mariola.

A partir de ese momento la extensión fue creciendo con sucesivas ampliaciones. “Pusimos la finca en marcha, plantamos olivos… y cuando descubrimos la calidad que tenía el aceite de esta tierra decidimos poner en marcha la producción”.

Actualmente la propiedad, que suma 120 hectáreas en total, cuenta con 53 dedicadas exclusivamente a la producción de aceite de oliva virgen extra.

La excepcionalidad de Campos de Uleila radica en la filosofía que han forjado desde los inicios, muy respetuosa con el medio ambiente en el que se encuentra ubicada, el desierto de Tabernas y la sierra de Los Filabres.

El técnico de la empresa, Juan Vallejo, explica algunas de las claves del éxito de los productos. “Al plantar los olivos se respetó la topografía natural de la zona. No se hizo ni un solo desmonte. El terreno se dejó tal cual estaba, con su vegetación, y no se laborea, se deja la cubierta vegetal espontánea”. Esta diversidad otorga a la aceituna unos toques a “manzana o frutos del bosque” muy característicos y permite, a su vez, minimizar la erosión del terreno que provocan factores climáticos como la lluvia.

Otro de los factores que más influyen en el desarrollo del producto en su sistema de recolección y extracción del aceite. Se realiza por variedades, cada una de ellas de manera separada (Picual, Arbequina, Hojiblanca).

Con ayuda de maquinaria especializada se recolecta la cosecha cuando está en ‘envero’ (es un punto medio de madurez en el que el color aún no ha virado a negro). La aceituna “no toca el suelo”. Se coge solo la de la copa o ‘vuelo’, descartando la del suelo, entre finales de octubre y principios de noviembre.

Una vez llega a la almazara de la empresa, la molturación se realiza en un tiempo máximo que va de las 12 a las 24 horas de la recolección y con un sistema de extracción en frío que no supera los 27 grados. De esta forma es posible conservar todas las propiedades organolépticas, el aroma y el sabor original de la aceituna. El objetivo es obtener un aceite de “primor, con una acidez muy baja de 0,1”.

El “exquisito” cuidado de la materia prima la acompaña durante todo el proceso. Son fundamentales la mecanización, con tecnología puntera en el sector y potencia suficiente para recoger toda la cosecha en solo diez días; la limpieza, “porque tanto la aceituna como el aceite captan cualquier olor que tengan cerca y se ‘contaminan’ de él”; y el clima y la vegetación de la zona, que confieren unas cualidades inmejorables al producto.

Las certificaciones oficiales de Producción Integrada y Ecológica, y el Sello de Calidad de la Junta de Andalucía avalan su buen hacer. “En Almería solo hay tres almazaras” que cuentan con el certificado ecológico y Campos de Uleila es una de ellas. “Estamos muy reconocidos”, asegura. Productores de toda la provincia y de otras más distantes como Albacete, Murcia o Alicante llevan sus cosechas ‘eco’ a la finca para que las molturen.

Este servicio se extiende a producciones integradas y convencionales de agricultores de la comarca y marcas de renombre como Oro de Níjar. Todas ellas se separan convenientemente para diferenciar sus sistemas de cultivo y respetar las normativas vigentes. La gama de productos que oferta la empresa se basa principalmente en el aceite de oliva virgen extra monovarietal, procedente de aceitunas de tipo Picual, Arbequina y Hojiblanca. Otros de los óleos es un coupage fabricado a partir de las tres clases mencionadas. Además de la marca Campos de Uleila cuentan con otra basada en sistemas de cultivo tradicional, el aceite Villa Dorada.

Fuente: Diario de Almería