La Asociación provincial de almazaras aglutina a 8 empresas.

Llega la llamada “nueva normalidad” y con ella el verano. Recuperaremos, dentro de los límites establecidos, las actividades que solíamos realizar antes del estado de alarma. Termina un periodo en el que nuestros hábitos han cambiado y una etapa en la que muchas empresas de la provincia se han quedado atrás y otras han continuado su actividad evitando el desabastecimiento de determinados productos. Hoy terminamos esta sección con las almazaras de la provincia.

El cultivo de olivos es el motor económico de más de 300 pueblos y más de un cuarto de millón de familias sólo en Andalucía. No podemos olvidar que más del 50% de los aceites de oliva de todo el mundo se producen en España. Nuestro país se configura como un líder mundial en producción, comercialización y exportación de este producto. En Almería, la Asociación provincial de almazaras que aglutina a ocho empresas (Castillo Tabernas, Almazara la Vieja, Fernando Jiménez, Oro del desierto, Oleojarico, Fiñaoliva, Campos de Uleila y Almazara Lubrín) lucha por los intereses de este sector.

Su presidenta y gerente de Campos de Uleila, Mariola Hidalgo, señala que el confinamiento provocó un aumento de las ventas en los hogares. Tras esas primeras semanas de desconcierto las ventas se estabilizaron “aunque ha habido un consumo superior en los domicilios, este aumento no ha compensado la disminución de la demanda por parte del sector de la hostelería o los cierres de los comedores en los colegios.

Incluso las exportaciones no han estado al ritmo habitual,” explica la presidenta de la Asociación. El estado de alarma, comenta Mariola Hidalgo, “ha contribuido a empeorar la situación del sector del aceite que ya de por si se encontraba en un momento bastante complicado a nivel global. Los precios en origen no son buenos. Las cotizaciones de los aceites de oliva están por debajo de los costes de producción en muchas de las explotaciones olivareras. Estamos en un momento de incertidumbre que necesita medidas de apoyo.” La Asociación provincial de almazaras pide a las administraciones medidas de apoyo. Lamenta que se use el aceite de oliva como reclamo en las grandes superficies “hacen ventas a pérdidas o no dan lo que realmente dicen”.

La crisis de precios por la que está atravesando el olivar español supone un riesgo para la continuación de los cultivos. La presidenta de la Asociación se muestra satisfecha con el trabajo que se está realizando en Almería, “los productores están apostando por la calidad. Calculamos que alrededor del 90% del aceite que se produce en la provincia es virgen extra”. Este sector ocupa un papel fundamental en la economía y contribuye a la sostenibilidad de zonas rurales, es un eje vertebrador del tejido social en buena parte del territorio. Mariola Hidalgo como gerente de Campos de Uleila destaca la apuesta por la calidad que se ha hecho desde su empresa, “comenzamos con la explotación de la finca familiar y hoy tenemos en el mercado dos marcas.

MARIOLA HIDALGO: “EL SECTOR DEL ACEITE YA DE POR SÍ SE ENCONTRABA EN UN MOMENTO BASTANTE COMPLICADO”

Campos de Uleila es el aceite ecológico de nuestras tierras y además en la almazara tenemos una segunda marca que es Villadorada, un aceite de calidad que se produce con las aceitunas de todos los agricultores que confían en nosotros”. Campos de Uleila tiene una producción anual de 50.000 litros y la de Villadorada se eleva a los 200.000 litros. La gerente señala que “aunque es un sector muy difícil, cada campaña renovamos ilusión y motivación. Comencé a trabajar codo con codo con mi padre y no me arrepiento de continuar con su labor, es algo muy nuestro y lucho por mantener vivo este proyecto”.

Los almerienses se pueden beneficiar de este producto provincial que es demandado en otros lugares del mundo como Alemania, Polonia o Dinamarca. La ilusión y la motivación de los aceiteros de Almería se renueva cada año con las nuevas cosechas. El clima y el buen hacer de estos trabajadores intentarán sortear las dificultades del mercado con o sin COVID-19.

Fuente: Diario de Almería